Adiós complejos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Adiós complejos

Mensaje  my_face el Lun Feb 14, 2011 3:57 pm

"Sólo podemos respetar a los demás cuando uno se respeta a sí mismo. Sólo podemos dar, cuando nos damos a nosotros mismos. Sólo podemos amar, cuando nos amamos a nosotros mismos". Abraham Maslow

Deja de ser la víctima torturándote por los defectos que percibes en ti. Aprende a valorar tus virtudes y cualidades y comienza a vivir con el derecho de ser feliz.

Es muy común que tanto mujeres adolescentes como varones tengan complejos físicos. Algunos de ellos están disconformes con el tamaño o la forma de su nariz; otros se sienten demasiado bajos; otros, demasiado altos o se quejan de que sus brazos son muy largos; les apenas su silueta, del cutis y los granitos que lo cubren, etcétera.

Los complejos físicos que un adolescente puede enumerar a la hora de hablar de su disconformidad con respecto a su imagen corporal son tan numerosos como las partes que componen su propio cuerpo. Muy pocos son, sin embargo, los que nombran aspectos de su personalidad con los que no estén a gusto.

Los adolescentes suelen depositar en ciertos rasgos corporales el cúmulo de inseguridad y temores que les aquejan, eligiéndolos como el o los culpables de todos los males. Su baja autoestima hace que no se amen ni acepten tal cual son, quizás por no conocerse lo suficiente. A medida que se descubren a sí mismos y logran sentirse seguros y valorarse por sus cualidades de personalidad, la confianza en sí mismos irá gradualmente aumentando y los "complejos" corporales dejarán de ser el blanco de sus críticas.

Todo depende del cristal con que lo mires

Mientras más vives, más te vas a dar cuenta del impacto que causa la actitud que se tenga ante la vida. La actitud, es más importante que los hechos. Más importante que el pasado, que la educación, que el dinero, que las circunstancias, que los fracasos, que los éxitos, que lo que otras gentes piensen o hagan. La vida es 10% lo que me sucede y 90% como reaccionas a ello.

Una de las actitudes que más impactarán en tu desarrollo es la aceptación a ti mismo. Aceptación no quiere decir tolerancia, ni tampoco poder arreglárselas. Significa rendirse y hacerse uno con la situación, permitiéndote ser quien eres.

Si no te permites ser tú mismo sin ejercerte un juicio hostil, nunca tendrás la oportunidad de sentir tu magnificencia natural. Tu rechazo y tu crítica será la causa de que te retraigas y estés a la defensiva, escondiendo tu verdadero y vulnerable yo, a causa de tu crueldad. Sin embargo, cuando sabes que eres aceptado incondicionalmente por ti mismo, te relajas en tu propia singularidad y empiezas a realizar movimientos decisivos en su vida.

Aprende a aceptarte y a amarte

No hay puntos intermedios entre el rechazo y la aceptación de tu persona. Cada ser humano está, ya sea expandiendo una parte de sí mismo en confianza y autoridad o destruyéndose como resultado de su no aceptación y su rechazo hacia ella en este momento.

Cuando realmente nos amamos, nos aceptamos y nos aprobamos exactamente tal y como somos, entonces todo funciona en la vida. Es como si ocurrieran pequeños milagros en todas partes. Todo mejora a nuestro alrededor. Amarte y aprobarte, crear un espacio de seguridad, confiar, merecer y aceptar, todo esto originará una organización en tu mente, creará relaciones más afectuosas en tu vida. La gente que se ama a sí misma y a su cuerpo, no abusa ni de su persona ni de los demás. La autoaprobación y la autoaceptación en estos momentos son las claves principales para los cambios positivos en todos los campos de su vida.
El amarse a ti mismo comienza con no criticarnos más. La crítica nos encierra en el mismo patrón que estamos queriendo cambiar. El ser comprensivos y amables con nosotros mismos, nos ayuda a lograr el cambio. Recuerda que te has estado criticando por muchos años y no ha funcionado. Trátate con aprobación y observa tus resultados.

Aumenta tu autoestima

No te afanes en criticarte física y emocionalmente, si no puedes creer que puedes ser libre, atente a las circunstancias y vive una vida de mediocridad. Ahora si no te rindes y tomas acción en tu vida, aseguras un futuro de prosperidad y desarrollo.

La actitud que tenga hacía mí mismo determina mi autoestima.
Mi autovalía depende de la autoimagen que tenga de mí mismo.
Los demás no determinan mi valía, así como tampoco las circunstancias.
Tengo la capacidad para pensar, enfrentar cualquier desafío y lograr lo que me proponga, tanto como cualquier otro ser humano.
Tengo derecho a buscar, obtener y disfrutar la felicidad.
Dios me creó a su imagen y semejanza y sólo por eso valgo.

Si la imagen que tengo de mí mismo no es la que me agrada, entonces mi autoestima será baja. En la medida que la imagen sea de mi agrado mi autoestima será mejor.
http://www.gestiopolis.com/canales/derrhh/articulos/67/adioscompl.htm

my_face

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.