Trastornos somatomorfos: el conflicto hecho cuerpo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trastornos somatomorfos: el conflicto hecho cuerpo

Mensaje  Admin el Miér Mar 30, 2011 1:48 pm

La tensión psíquica y la dificultad de expresión emocional pueden provocar síntomas físicos y que es clave buscar ayuda para volver a sentirse bien.

Podemos definir los trastornos somatomorfos (síntomas corporales) como la presencia de síntomas físicos sin causa orgánica demostrable, ni mecanismos fisiológicos reconocibles, y en los que hay pruebas de que los síntomas derivan de conflictos psicológicos no resueltos.
Se ha comprobado que esta forma de expresión sintomática es una forma de "pedir afecto", lo que en psicología se llama "beneficio secundario", y consiste en buscar contención y ayuda de los demás. La persona no es consciente de este mecanismo, es totalmente involuntario.

Los síntomas somatomorfos no son simulados, la persona siente el malestar y consulta a diferentes profesionales para recibir un diagnóstico y un tratamiento efectivo. Los pacientes tienen en su haber infinidad de estudios y consultas médicas que han resultado infructuosas a la hora de encontrar una causa física que explique los síntomas.

Las mujeres, las más afectadas

La frecuencia de los trastornos somatomorfos es de 2 a 3% en la población general, siendo más frecuente entre las mujeres. Aparece a partir de la segunda década de la vida, con tendencia a convertirse en una enfermedad crónica. No se conocen las causas que inducen a una excesiva vulnerabilidad corporal, aunque se considera que la influencia del medio durante la niñez podría alterar la capacidad para procesar la información proveniente del cuerpo.

El término somatomorfo prefigura el destino corpóreo de las emociones en una neurosis profundamente asentada. La tensión psíquica y la dificultad de expresión emocional podrían provocar los síntomas físicos. No existen mecanismos de defensa que contengan la carga emocional, descargándose en órganos sensibles.
La persona puede padecer dolores erráticos en distintas regiones corporales (ejemplo: dolores de cabeza, de espalda, dolor al orinar o durante las relaciones sexuales, etc.), también sufre síntomas gastrointestinales (náuseas, flatulencia, mala digestión), sexuales (bajo deseo, problemas en la erección, en el orgasmo, etc.) y neurológicos (mareos, caídas, visión doble, etc.).

Los trastornos somatomorfos se clasifican en:

* Trastorno por somatización: historia de múltiples síntomas físicos: dolores en diferentes regiones corporales, problemas gastrointestinales, síntomas sexuales y seudoneurológicos).

* Trastorno conversivo: síntomas que afectan funciones motoras ( parálisis, disfonía, contracturas musculares), sensitivos (hormigueos, adormecimientos de miembros superiores o inferiores, cara u otra región corporal), sensoriales (ceguera, sordera, pérdida del gusto).

* Trastorno por dolor: dolor como síntoma predominante, sin causa orgánica, que genera constante atención médica.

* Hipocondría: preocupación, miedo, convicción de padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación errónea de síntomas.

* Trastorno dismórfico corporal: preocupación por algún defecto imaginario del aspecto físico o inquietud excesiva por una ligera anomalía física, imperceptible para los demás.

¿Psicosomático?

Los trastornos somatomorfos no tienen daño físico. El concepto somatomorfo no debe confundirse con el de enfermedad psicosomática. En los trastornos somatomorfos no se constata daño en los tejidos, ejemplo: la persona puede quejarse de dolor de estómago, pero en los estudios efectuados no se evidencia ninguna lesión, en cambio, en las Enfermedades Psicosomáticas existe daño fisiológico y estructural. Alexander incluía dentro de las enfermedades psicosomáticas al asma, colitis ulcerosa, la hipertensión esencial, la artritis reumatoide, la tirotoxicosis, la neurodermitis y la úlcera péptica. En todos estos cuadros clínicos los estudios médicos solicitados pueden constatar que existen cambios patológicos en los órganos comprometidos.

El diagnóstico es fundamental

Ante todo, hay que hacer un diagnóstico preciso y una rápida derivación al especialista en psiquiatría/ psicología. Muchos pacientes cambian de profesionales médicos tratando de encontrar la causa física que justifique los síntomas. La contención y la explicación clara del médico general serán fundamentales para que se acepte la derivación. Explicarle al paciente que "no está loco", ni se morirá, que sufre una enfermedad conocida y que requiere un tratamiento específico proporciona alivio.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
http://www.elintransigente.com/notas/2011/3/30/trastornos-somatomorfos-conflicto-hecho-cuerpo-77018.asp

Admin
Admin

Mensajes : 96
Fecha de inscripción : 21/03/2010

Ver perfil de usuario http://dismorfofobia.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.