VIGOREXIA: El fantasma de los gimnasios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

VIGOREXIA: El fantasma de los gimnasios

Mensaje  Admin el Dom Ago 22, 2010 9:04 pm


La vigorexia es la obsesión por la actividad física que puede resultar contraproducente para la salud.

¿Piensas nada más en la hora en la que volverás a correr, en que tus músculos no están lo suficientemente desarrollados y hasta te consideras gordo, aunque los demás te digan que estás bien así? Todos estos son signos de vigorexia, un trastorno dismórfico corporal (enfocado en la musculatura y la búsqueda de un cuerpo libre de grasa) muy "de moda" en nuestros días y que afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque se ha observado más en los primeros. Este padecimiento se encuentra ya dentro del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM IV, que lo considera una preocupación fuera de lo normal por un defecto físico, real o imaginado. "Quienes la padecen desarrollan una preocupación extrema y patológica acerca de su musculatura y se consideran pequeños y débiles, sin importar cuán grandes tengan los músculos. Al igual que muchos anoréxicos, pueden verse a sí mismos como gordos y desarrollar una gran variedad de rituales alimenticios", explica Eva María Trujillo Chi Vacuán, especialista en trastornos de la conducta alimentaria. La especialista y directora médica de Comenzar de Nuevo, A.C. expone que la vigorexia se describió por primera vez en 1993 como el "síndrome de anorexia en reversa" y lo presentaban los fisicoculturistas con anorexia, que se escondían en ropa enorme, o evitaban ser vistos en la playa o eventos sociales por temor a que les notaran el cuerpo muy pequeño. En parte, la vigorexia puede relacionarse con el culto al cuerpo y los valores vigentes donde un cuerpo bien cuidado es aparentemente más valorado, expone Édgar Albo, doctor en Psicología del Deporte por el Instituto Manuel Fajardo de Cuba. "Te puedes dar cuenta con una visita a gimnasios y observar que gran parte del día y actividad de los que asisten se orienta a mantener su cuerpo en buena forma, al grado de que abandonan otras responsabilidades y buscan un estilo de vida que se involucre para ir diario al gimnasio, como ser instructor", afirma Albo. Si la preocupación por el aspecto muscular de tu cuerpo te lleva al extremo de deteriorar tu calidad de vida y tu salud, haciendo ejercicio en exceso o utilizando sustancias para cambiarlo como esteroides anabólicos, ése es un signo de que puedes padecer vigorexia, destaca Trujillo Chi Vacuán. "Hay reportes de gente que ha dejado de aceptar trabajos importantes y bien remunerados porque sus horarios laborales interfieren con sus horas de ejercicio", señala. Si identificaste algunos aspectos de tu personalidad en estas descripciones, tal vez es tiempo apropiado para que te acerques a un médico especialista que pueda ayudarte con una terapia farmacológica y psicoterapéutica.
¿Piensas nada más en la hora en la que volverás a correr, en que tus músculos no están lo suficientemente desarrollados y hasta te consideras gordo, aunque los demás te digan que estás bien así?

Todos estos son signos de vigorexia, un trastorno dismórfico corporal (enfocado en la musculatura y la búsqueda de un cuerpo libre de grasa) muy "de moda" en nuestros días y que afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque se ha observado más en los primeros.

Este padecimiento se encuentra ya dentro del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM IV, que lo considera una preocupación fuera de lo normal por un defecto físico, real o imaginado.

"Quienes la padecen desarrollan una preocupación extrema y patológica acerca de su musculatura y se consideran pequeños y débiles, sin importar cuán grandes tengan los músculos. Al igual que muchos anoréxicos, pueden verse a sí mismos como gordos y desarrollar una gran variedad de rituales alimenticios", explica Eva María Trujillo Chi Vacuán, especialista en trastornos de la conducta alimentaria.

La especialista y directora médica de Comenzar de Nuevo, A.C. expone que la vigorexia se describió por primera vez en 1993 como el "síndrome de anorexia en reversa" y lo presentaban los fisicoculturistas con anorexia, que se escondían en ropa enorme, o evitaban ser vistos en la playa o eventos sociales por temor a que les notaran el cuerpo muy pequeño.

En parte, la vigorexia puede relacionarse con el culto al cuerpo y los valores vigentes donde un cuerpo bien cuidado es aparentemente más valorado, expone Édgar Albo, doctor en Psicología del Deporte por el Instituto Manuel Fajardo de Cuba.

"Te puedes dar cuenta con una visita a gimnasios y observar que gran parte del día y actividad de los que asisten se orienta a mantener su cuerpo en buena forma, al grado de que abandonan otras responsabilidades y buscan un estilo de vida que se involucre para ir diario al gimnasio, como ser instructor", afirma Albo.

Si la preocupación por el aspecto muscular de tu cuerpo te lleva al extremo de deteriorar tu calidad de vida y tu salud, haciendo ejercicio en exceso o utilizando sustancias para cambiarlo como esteroides anabólicos, ése es un signo de que puedes padecer vigorexia, destaca Trujillo Chi Vacuán.

"Hay reportes de gente que ha dejado de aceptar trabajos importantes y bien remunerados porque sus horarios laborales interfieren con sus horas de ejercicio", señala.

Si identificaste algunos aspectos de tu personalidad en estas descripciones, tal vez es tiempo apropiado para que te acerques a un médico especialista que pueda ayudarte con una terapia farmacológica y psicoterapéutica.

http://www.impre.com/salud/general/2010/8/16/el-fantasma-de-los-gimnasios-205121-1.html#commentsBlock

Admin
Admin

Mensajes : 96
Fecha de inscripción : 21/03/2010

Ver perfil de usuario http://dismorfofobia.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.