Obsesión por la belleza y vanidad de sus hijas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Obsesión por la belleza y vanidad de sus hijas

Mensaje  Admin el Miér Oct 12, 2011 2:59 pm

Muchas mamás hacen todo lo que sea posible porque sus hijas sean las más vanidosas de su círculo social. Incluso las obligan a aprender pasarela, a ser reinas, a someterse a cirugías y a usar solo prendas de marca. ¿Hasta qué punto están cometiendo un grave error?



Usted pudo ser una de las personas que un mes atrás quedó con la boca abierta cuando se conoció la noticia de la madre que aplicó botox a su hija de tan solo ocho años, tras su obsesión por verla bella.
Seguro se horrorizó y dijo: “hasta dónde está llegando la gente”. Pues bien, es probable que muchas madres no lleguen a esos extremos ni a los de algunas actrices que obligan a sus hijas de menos de cinco años a lucir con zapatillas y usar las mejores marcas de la moda mundial.
Pero si nos acercamos al tema de la obsesión por la vanidad y belleza de las hijas, podremos encontrar con más frecuencia casos donde las madres obligan a sus hijas a ser reinas, modelos, a usar solo prendas de vestir traídas del exterior porque les parece fatal que lleguen a una piñata y luzcan igual que otras niñas.
Están también los casos de los padres que aprueban las cirugías de senos o de nariz de sus hijas de tan solo 15 años como regalo ideal. Y así, cantidad de ejemplos que pueden dar fe de las obsesiones de algunos padres por la imagen de sus hijas.
Solo basta ver algunos realities donde pequeñas de tres años en adelante llegan a competir por una corona. Las niñas no solo hablan como adultas sino que se ven expuestas a horas de secadores de pelo, a extensiones, a autobronceados, a desfilar en zapatillas con tal de quedarse con la corona.
Por eso Vanguardia Liberal habló con expertos sobre qué tanto las madres tras sus sueños frustrados quieren cumplirlos en sus hijas y de qué forma se puede frenar a tiempo cualquier obsesión que la perjudique y les ocasione grandes secuelas a medida que crecen.

Preguntas y respuestas

Henry Giovanni Rondón
Psicólogo clínico
¿Por qué se puede desencadenar esa obsesión de algunas madres por la belleza de sus hijas?¿Cuál puede ser el trasfondo?
La obsesión en la belleza de las madres hacia sus hijas no es exclusividad de círculos sociales altos, estas situaciones también se pueden presentar en estratos populares. La diferencia radica en que las madres de estratos económicos altos cuentan con más medios para proyectar dicha obsesión en sus hijas e hijos.
Una hipótesis que puede darse para la interpretación de dicha problemática, es la insatisfacción manejada por la madre al sentirse vieja, entonces como método para luchar en contra de esta realidad transpone hacia los niños o niñas, casi siempre sus hijos e hijas, conductas obsesivas con la belleza como medio para sentirse joven.
Es entonces cuando debido a esto la madre pierde su autoimagen, adquiriendo la identidad de su hija, situación que menoscaba la autoridad y confianza que debe reflejarse en una madre, que al adoptar dichas actitudes obsesivas puede generar la ausencia de normas y control de la autoridad en casa, pues la imagen proyectada por la madre es la de una niña y no la de un adulto que acompaña y guía los procesos de crianza.
¿De qué forma están perjudicando a sus hijas? ¿Cuáles son o serán en una edad más adulta las consecuencias que ellas evidenciarán?
Posteriormente al darse en la niña después adolescente una sobre-influencia de lo físico sobre otras dimensiones del ser humano como lo son la familiar, social, ética, puede decirse que todas sus formas de actuar y dinamizarse en lo cotidiano girarán en torno a lo físico, promoviendo el inicio de psicopatologías como lo son la anorexia, bulimia, vigorexia o adicción al ejercicio físico y consumo de sustancias que mejoren su desempeño. Así mismo el desorden Dismórfico Corporal (DDC) que es lo que comúnmente se conoce como la adicción a cirugías plásticas.
Observando esta bitácora de vida, al final, cuando en la vejez se den los deterioros de las funciones básicas de la vida diaria, la persona se enfrentará al sentir que las cirugías no pudieron frenar el paso natural de los años, lo que claramente ocasionará una sensación permanente de fracaso que probablemente desencadenará algún trastorno de tipo obsesivo o ansioso al querer proseguir con esa lucha o al negar la llegada de la vejez.
¿Cuándo saber que la mamá se está saliendo de control respecto a la obsesión por la belleza de sus hijas? ¿De qué forma frenar a tiempo esta obsesión? Debido a que las obsesiones o las prácticas repetitivas pocas veces son reconocidas por quienes las sufren, las madres no darán cuenta de ello, pero sí los familiares, que al observar que dichas acciones influyen negativamente en la convivencia familiar y el desarrollo integral de las niñas deberán buscar ayuda profesional inmediatamente. Así mismo como medida preventiva también sería bueno hacerlo y no darle largas a que la madre en medio de sus conductas legitimice sus prácticas ante los demás.

Carlos Alberto Otero
Psiquiatra Medicina Mente Cuerpo
¿Cuál es el factor que desencadena este tipo de comportamientos de los padres hacia los hijos?
Son padres que quieren vivir a través de los hijos cosas que no pudieron realizar cuando pasaron por esa etapa, entonces se orientan en ellos, hasta el punto de someterlos a situaciones que vulneran incluso sus derechos como niños, tan solo por satisfacer las necesidades de un adulto.
¿Cómo saber que una madre se está saliendo del control?
Todo lo que se salga del curso normal de la vida es patológico. Las personas que temen al envejecimiento y que comienzan a exponer a sus hijos, incluso sin haber cumplido su mayoría de edad, a intervenciones quirúrgicas solo por estética, ya están emitiendo una señal fuera de control. Esas personas que buscan operaciones estéticas cuando sus hijos no han terminado su ciclo de crecimiento, cuando aún no tienen una estructura ósea adecuada y quieren seguir corrigiendo en ellos fallas estéticas, evidentemente se están siendo de control.

No perjudique a sus hijos
Esas madres que quieren que sus hijas sean reinas o modelos y no desisten de la idea, deben poner un freno y revisar cuál es la razón que las lleva a imponer ideas en sus hijos y sus hijas. Recuerde que no solo estará exponiéndolos a una frustración, sino que el hecho de que también quieran elegir ese camino de la superficialidad las puede llevar con el tiempo a sentirse vacías y sufrir de depresión y ansiedad o trastornos alimenticios. Están también aquellos padres que solo compran determinadas prendas de vestir a sus hijos y los habitúan a estos gustos. Es probable que los padres ahora tengan como brindar estos gustos pero con el tiempo no lo logren y se vean en serios problemas. De ser así puede que los muchachos se vean sin ninguna razón de seguir. Así lo expuso el psiquiatra Carlos A. Otero al indicar que “cuando a uno lo están llenando de lo externo, sin un crecimiento interior, en lo espiritual, independiente de las creencias, empieza a sentir que la medida está en lo que pueda mostrarle a los otros. Pero puede haber un momento en que esos recursos, o la misma belleza, no alcancen para continuar y los chicos entren en depresión y hasta suicidio por esos grandes vacíos ”.

El papel de la pareja
Si la madre es la que está obsesionada por la belleza de su hija, es responsabilidad del padre intervenir, pues él tiene todo el derecho desde lo legal para impedir ese tipo de sometimientos. Importante además que las personas busquen ayuda y que sean los familiares quienes frenen a tiempo ese tipo de comportamientos

http://www.vanguardia.com/vida-y-estilo/galeria/115867-obsesion-por-la-belleza-y-vanidad-de-sus-hijas

Admin
Admin

Mensajes : 96
Fecha de inscripción : 21/03/2010

Ver perfil de usuario http://dismorfofobia.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.